top of page

Yin & Yang en la Macrobiotica

Updated: Jan 13, 2022

¿Habías pensado alguna vez que comer mangos, piñas, aguacates o plátanos en invierno no es la opción más adecuada?



Según la macrobiótica, las frutas tropicales te refrescan y dispersan tu energía. Si los toma a diario en invierno, debilitarán su sistema.


Sin embargo, si solo comes una pequeña cantidad de verduras y tu dieta se basa principalmente en carnes, embutidos, huevos, sal, pan y alimentos muy concentrados, entonces tu cuerpo genera mucho calor y tensión, por lo que quizás tenga sentido compensar comiendo mango o piña.


Quizás esto te dé una idea de lo qué trata la Macrobiótica. Intentamos seguir "el camino del medio". Lo ideal es disponer del 90% de alimentos vegetales de temporada, como cereales integrales, legumbres, semillas y hortalizas, dejando los alimentos extremos como las frutas y los de origen animal para un consumo ocasional.


Pero, ¿qué son los alimentos extremos?

Para explicarte esto, tendremos que hablar sobre energía.

Y puedo decirte que lo que descubrirás es muy interesante. Asi que sigue leyendo

Vivimos en un mundo de dualidad. Todo surge de la interacción de dos fuerzas o energías básicas que se oponen y se complementan. Es posible que haya oído hablar de esto, lo que los antiguos y sabios chinos llamaban Yin y Yang.

Yin es una fuerza expansiva, centrífuga que dispersa la energía y, por lo tanto, enfría y ralentiza la actividad. La fuerza yin crea formas frías, oscuras, dilatadas, grandes y que crecen verticalmente.


Un ejemplo de fuerza Yin es la fuerza centrífuga que genera la Tierra al girar sobre sí misma. Esta fuerza yin es captada por las plantas con mayor intensidad, por lo que podemos decir que el reino vegetal es yin.


Yang es una fuerza centrípeta, de contracción que concentra la energía y, por lo tanto, calienta y acelera el movimiento o la actividad. La fuerza yang crea calor, luz, es compacta, tiene formas pequeñas y crecimiento horizontal.


La luna es yin y el sol es yang. Las estaciones frías son el yin y las calidas son yang. La noche es yin y el día es yang.


De hecho, el yin y el yang están siempre presentes en todos los fenómenos. Crea el pulso, el latido de la vida. Este pulso se observa en el latido del corazón, las mareas, la alternancia entre el día y la noche, las estaciones.


Yin y yang aplicados a la alimentacion

Pero, ¿cómo aplica la macrobiótica el yin y el yang a la comida? Estos conceptos nos permiten tener una comprensión clara de cómo impulsar y equilibrar nuestra energía.

Como ya hemos señalado, las verduras son yin y los animales yang:


1. Las plantas están enraizadas a la tierra, creciendo en el mismo lugar (pasivo-yin), mientras que los animales son independientes y móviles, capaces de cubrir un gran espacio con su actividad (activo-yang).


2. En las plantas predomina la energía de la tierra (expansiva-yin), a la que están conectadas y estrechamente ligadas. Por otro lado, en los animales la energía del cielo (contractiva-yang). Es por eso que los vegetales tienen formas más expandidas, como hojas y ramas, creciendo hacia afuera, mientras que los animales se desarrollan más hacia adentro, con órganos internos complejos.


3. La temperatura de las plantas es más fría que la de la mayoría de las especies animales de temperatura más cálida.


Siempre habra excepciones, porque el yin y el yang no son fenómenos o seres concretos. Son dos tendencias o fuerzas relativas en constante interacción. En cada ser o fenómeno existe una combinación y proporción diferente de estas dos fuerzas. Por eso no hay dos seres idénticos en la Tierra.


La Macrobiótica recomienda consumir entre un 90% de alimentos del reino vegetal, por las siguientes razones:

1. Las verduras son complementarias a nosotros: pertenecemos al reino animal, por lo que nuestra energía predominante es la energía yang. Los alimentos que nos traerán el equilibrio son yin, es decir, las verduras.


2. El reino vegetal, al estar menos evolucionado, está formado por estructuras más simples, por lo que la digestión de los alimentos vegetales genera menos desechos, los cuales son más fáciles de eliminar.


3. Cuando basamos nuestra dieta en alimentos del reino animal, tarde o temprano nos enfermaremos. La digestión de los animales genera más desechos y toxicidad, que son más difícil de eliminar y puede dificultar el funcionamiento de nuestros organos. Así que con el paso de los años iremos acumulando desechos, que serán los responsables de la degeneración de nuestras células, tejidos y órganos.


Así lo confirma la información que tenemos sobre algunas culturas excepcionalmente sanas y longevas: todas sin excepción basaron su dieta en alimentos del reino vegetal.


El enfoque energético de la Macrobiótica


El enfoque energético de la Macrobiótica consiste en basar nuestros menús diarios principalmente en cereales integrales, legumbres y verduras. Lo que comes a diario creará tu estado físico, mental y emocional.


Aunque para un occidental el yin y el yang son conceptos extraños, son básicos para entender cómo nos afecta lo que comemos: cada alimento capta estas dos vibraciones en distintas proporciones e intensidades, y cuando lo comemos absorbemos la energía. Dependiendo de cuál de las dos energías predomina en los alimentos, se clasifican en tres grandes grupos:


1. ALIMENTOS EXPANSIVOS: extremos yin


Son alimentos en los que predomina con fuerza la energía yin. Por lo tanto, comerlos dispersa nuestra energía, teniendo uno o más de los siguientes efectos:

Refrescar, enfriar, dilatar, hinchar, abrir, relajar, debilitar (cuando se toma a diario y / o en exceso).

Son alimentos ligeros, que tienen trofismo hacia la parte superior del cuerpo y hacia la superficie del cuerpo. Por tanto, sus efectos son más notorios en los tejidos y órganos más superficiales, incluida la piel y la zona del pecho y la cabeza.

Si basamos nuestra dieta diaria en alimentos yin extremos, o estos predominan en nuestros menús, físicamente tendremos tendencia a la debilidad, el frío, el cansancio. Es posible que tengamos tendencia a padecer diarrea y que nos resulte difícil dormir por la noche.

Mental y emocionalmente podemos tener problemas de concentración,

Dispersión mental, dificultad para lograr nuestras metas y proyectos, dificultad para organizarnos, sentirnos agobiados por los problemas o sentir que no tenemos el valor para enfrentarlos, idealismo excesivo, pensar siempre en el futuro, tendencia a la melancolía, llanto fácil ... .


Lista de alimentos extremos yin, del más extremo al menos:

- drogas y medicamentos

- alcohol

- azúcar, cacao, chocolate, tartas y dulces en general

- té, café, mate ... y otras bebidas estimulantes

- miel

- especias

- leche y yogur

- tofu

- frutas tropicales

- verduras tropicales

- hongos

- hierbas aromáticas

- edulcorantes naturales: mieles de cereales, concentrado de manzana, algarroba, azúcar de caña integral, agave

- frutas templadas

- cereales y harinas refinadas


2. ALIMENTOS CONTRACTIVOS: yang extremo

Cuando comemos alimentos donde predomina esta energía, nuestra propia energía se concentra, teniendo uno o más de los siguientes efectos: Calentamiento, secado, contracción, cierre, tension (consumido a diario), fortalecimiento (consumido ocasionalmente en pequeñas cantidades).


Son alimentos densos, con un trofismo hacia la parte inferior y hacia el interior del cuerpo. Tienen más impacto en los órganos y tejidos más internos.


Si basamos nuestra dieta diaria en alimentos extremos yang, o estos alimentos predominan en nuestros menús, con el tiempo acumularemos tensión y podremos tener tendencia al sobrecalentamiento, desarrollando rigidez, sobrepeso, insomnio de madrugada (despertarnos alrededor de las 3 de la madrugada). ), estreñimiento, hipertensión y colesterol alto.

Mental y emocionalmente, conductas controladoras, agresividad,

impaciencia, intolerancia, rigidez, terquedad. Siempre querremos tener la razón o tomar la iniciativa, tenderemos a centrarnos en el material y aferrarnos al pasado.


Lista de alimentos extremos yang, del más extremo al menos:

- sal y condimentos salados (miso, salsa de soja, umeboshi ...)

- huevos

- pan y harina horneados (galletas, tostadas ...)

- aves

- carne de conejo y caza

- carnes rojas y embutidos

- quesos curados y salados


3. ALIMENTOS CENTRADOS: suavemente yin o yang.

Puede parecer que porque están centrados no son ni yin ni yang, que son neutrales. De hecho, los alimentos centrados también se pueden clasificar en expansivos y contractivo, solo que sus efectos son menos fuertes que los de los alimentos extremos.


Son, de mas yang a mas yin:

- pescados y mariscos

- cereales de grano entero

- seitán

- algas

- pulsos

- tempeh

- cereales en forma de sémola y pasta

- semillas y nueces

- verduras según la temporada

- aceites vegetales


Si queremos encontrar el equilibrio a través de lo que comemos, nuestra dieta debe basarse en alimentos centrados, con pequeñas cantidades de los alimentos más extremos, que darán variedad y "chispa" a nuestros platos.


Importante señalar que extremo no es sinónimo de malo, su efecto es simplemente más intenso, y por eso no son alimentos para consumir en grandes cantidades ni a diario. Su uso es complementario, no se trata de eliminarlos por completo, sino de reducir la cantidad consumida y asegurarse de que sean de alta calidad.

16 views0 comments

Comments


bottom of page